martes, 19 de agosto de 2008

GLOBALIZACION ECONOMICA

VISION Y DEFINICION DE GLOBALIZACION:

La globalización es un fenómeno reciente, que marcará profundamente el futuro económico del mundo, y que afectará a los países en desarrollo de una manera decisiva. Muchos autores y pensadores sobre el destino de la civilización, han venido repitiendo incesantemente que el mundo se está acercando cada vez más, que las comunicaciones van a tener un gran impacto en los patrones de vida de los países, que el acceso a la información va a determinar el desarrollo de las naciones, que el mundo se ha transformado en una aldea global y que el conocimiento será el mayor recurso de las naciones.
La realidad, es que la globalización económica ya no es una teoría, o un posible camino de la economía y el mercado, sino un hecho concreto que está cambiando por completo las estrategias económicas de todas las naciones, redefiniendo las relaciones internacionales y creando nuevos y poderosos patrones culturales.
El propósito económico que inspiró la globalización es, sin lugar a duda, el de crecimiento económico de la clase empresarial, pero no hay evidencia de que la cuestión de desarrollo del ser humano tiene parte importante en el movimiento, ahora precipitadamente a flote en todas partes del mundo. Como tal, la globalización
Puede ser una buena estrategia para la acumulación de riquezas, pero esas riquezas
son ante todo para unos pocos y no integra ninguna política proyectada para el
desarrollo integral de una comunidad o una población.
Pero ¿de qué se está hablando cuando se menciona el término “globalización”? Dice
JUAN CARLOS TEDESCO:
“Al estar basada fundamentalmente en la lógica económica y en la expansión del
mercado, la globalización rompe los compromisos locales y las formas habituales de
solidaridad y de cohesión con nuestros semejantes. Las élites que actúan a nivel
global tienden a comportarse sin compromisos con los destinos de las personas
afectadas por las consecuencias de la globalización. La respuesta a este
comportamiento por parte de los que quedan excluidos de la globalización es el
refugio en la identidad local donde la cohesión del grupo se apoya en el rechazo a los
‘externos’1.
Así, la cuestión central del modelo “globalización” parece ser, si los países
latinoamericanos pueden alcanzar un proceso de desarrollo integral mientras
persiguen un proceso de puro crecimiento, o si tendrán que buscar otro modelo para
asegurarse de un progreso más auténtico.
El Fondo Monetario Internacional (FMI) la define como “la interdependencia económica
creciente en el conjunto de los países del mundo, provocada por el aumento del
volumen y de la variedad de las transacciones transfronterizas de bienes y servicio
así como de los flujos internacionales de capitales, al mismo tiempo que por la
difusión acelerada y generalizada de la tecnología”.
Dos cuestiones aparecen como clave en esta visión de la globalización: el concepto
de interdependencia —que oculta los procesos de explotación, dominación y
apropiación presentes en la lógica del capital mundial—, y el quedarse en la forma
de manifestación del fenómeno o proceso sin interesarse por los actores políticos y
económicos que lo impulsan, en este caso las multinacionales, los estados desde los
que se impulsan globalmente y los organismos e instituciones supranacionales, que
actúan en el ámbito mundial como garantes y creadores de consenso para las
medidas económicas y políticas que acompañan a la globalización neoliberal.
Según el profesor HÉCTOR LEÓN MONCAYO, en principio, la globalización podría
definirse no sólo como una extensión de las relaciones sociales a nivel mundial sino
como una intensificación de las mismas que han puesto en contacto de manera
directa todos los puntos del planeta. No se trata pues, de movimientos o vínculos
que “cruzan las fronteras” sino de relaciones de inmediatez, donde lo local es de por
sí realización de aconteceres distantes.

Globalización: un término internacionalizado:

El término globalización comprende un proceso de creciente internacionalización o
mundialización del capital financiero, industrial y comercial, nuevas relaciones
políticas internacionales y la aparición de la empresa transnacional que a su vez
produjo —como respuesta a las constantes necesidades de reacomodo del sistema
capitalista de producción— nuevos procesos productivos, distributivos y de consumo
deslocalizados geográficamente, una expansión y uso intensivo de la tecnología sin
precedentes. De cierta manera el movimiento es antagonista al comercio internacional.
Lo que se exporta hoy en día no son sólo los productos manufacturados, sino el
capital y las ganancias. Y esta pérdida de ganancias también es una pérdida de
capital, lo que más empobrece a un país es la fuga de sus inversiones al exterior. El
país que recibe la inversión se beneficia de los salarios de los empleados y, en
algunos casos una actividad comercial secundaria; pero las ganancias se reservan
por los dueños, en forma de capital para inversión en otras partes. General Motors
anteriormente fabricaba sus vehículos en Detroit y Oshawa y los vendían en todas
partes del mundo. Hoy tienen sus fábricas en cualquier parte del mundo en donde
han encontrado una mano de obra calificada, dócil y barata.
Anteriormente, los productos nacionales se intercambiaban porque ningún país
tenía todo los recursos o productos que necesitaba o quería. En ello, hay una lógica
inherente que tiene su explicación en la simple necesidad de satisfacer las
necesidades básicas y avanzadas de la población. Hoy, el intercambio de capital es
un proceso económico, político y social que ha sido retomado con mayor énfasis en
los países en desarrollo, como premisa específica para lograr un crecimiento
económico y erradicar la pobreza. Pero este fenómeno en ningún momento fue
concebido como modelo de desarrollo económico, y mucho menos de desarrollo
social, sino como un marco regulatorio de las relaciones económicas internacionales
entre los países en cuestión.
El despliegue mundial del capital no prescinde del Estado aunque el Estado tiene
un papel en ello. Pero para los partidarios de la globalización, los principales actores
o hacedores de la historia económica, son las transnacionales y su gran capital con
sus estructuras e instituciones supranacionales; los sujetos, organizaciones,
movimientos y pueblos no hacen sino presenciar los acontecimientos y ocupar el
lugar que les fijan las estructuras del mercado y el capital global; la historia no se
construye por ellos, se presencia, se les impone una ideología según la cual no hay
alternativa al neoliberalismo y a la globalización2.
Según la opinión de CALVO sobre el tema, con el transcurso del tiempo, el programa
neoliberal se convirtió en un modelo económico, político y social cuyo basamento
teórico lo componen tres grandes premisas: Primero, la producción y el crecimiento
de los bienes y servicios producidos van acompañados de un proceso de destrucción
de las fuentes de producción de toda la riqueza. Segundo, concibe al mercado como
el centro de la actividad económica y acepta la existencia de fuerzas autorregulatorias
hacia la armonía de los intereses de todos. Tercero, los desequilibrios económicos
son causas de la intervención en el mercado; por tanto, debe eliminarse la posición
suprema del Estado respecto de éste y hacerlo un garante de la acción irrestricta de
las fuerzas de la oferta y demanda.

En conclusión, la globalización es un fenómeno de carácter internacional, cuya
acción consiste principalmente en lograr una penetración mundial de capital
financiero, comercial e industrial, desarrollándose de forma multipolar. La exportación
e importación de productos se realizan, en muchos casos, entre diferentes ramas
de la misma empresa y de este modo no hay necesidad de compartir muy
extensamente sus ganancias. Es precisamente esa penetración, que conlleva hacia
una competencia internacional de acceso a mercados, la que permite el crecimiento
y expansión ilimitada de las empresas transnacionales por todo el mundo, las
mismas que a la vez cuentan con el respaldo incondicional de sus respectivos
estados nacionales. La limitación de mercados y la necesidad de inventar mejores
procesos de producción, distribución y consumo hacen necesaria una transformación
de la manera como se desarrolla la producción, incluyendo componentes de
tecnología y deslocalización geográfica con el objeto principal de reducir los costos.

EFECTOS DE LA GLOBALIZACION:

Varios estudios han concluido que la globalización ha beneficiado tanto a los países
pobres como a los países ricos. Pero tales estudios tradicionalmente no se interesan
en los índices de desarrollo integral, sino en cifras sobre actividad comercial global
e ingresos totales. Y lo que no se calcula, principalmente en los estudios es impacto provocado por el cambio de los agentes de control del comercio de la esfera
local a la internacional, donde los que toman las decisiones no son políticos
responsables a los electorados. Son más bien los que administran las bancas de
capital, naturalmente con su interés principal en realizar ganancias sobre sus
amplias inversiones. Es decir, no son representativos del pueblo y tampoco no son
responsables al pueblo, ni son fácilmente asequibles por el público; supone sólo que
siempre se encontrarán lejos de la vista del público, refugiados en las pequeñas
salas de juntas de las distintas capitales del mundo empresarial.
Por el carácter poderoso que posee el capital entre un mundo sumamente materialista,
imprevisor y ciego a los valores humanos y espirituales, un capitalismo cada vez más
prepotente por la caída del comunismo y la obsequiosidad de los líderes políticos,
la gente de todas las clases sociales y en todas partes del mundo se ve resignada y
conforme con las intenciones de los que manejan estos grandes capitales. Como tal,
los intereses de las poblaciones regionales y locales, se ven más y más desplazados
fuera de las comunidades local y nacional hacia el exterior del país, alejándose cada
vez más del alcance de la pobre e impotente población local.
El sociólogo MANUEL CASTELLS, en su análisis sobre la era de la información, ofrece un
panorama de la economía, la sociedad y la cultura contemporáneas como resultado
de la pérdida de la legitimación nacional. De acuerdo a su análisis, el estado-nación,
para sobrevivir a su crisis de legitimidad, cede poder y recursos a los gobiernos
locales y regionales y pierde capacidad para igualar los intereses diferentes y
representar el “interés general”. Según CASTELLS,
“...lo que comenzó como un proceso de relegitimación del estado, mediante el paso
del poder nacional al local, puede acabar profundizando la crisis de legitimación del
estado nación y la tribalización de la sociedad en comunidades construidas en torno
a identidades primarias”
Con la presencia de estos grandes sistemas globales, es natural que haya una cierta
pérdida de autonomía local. Como manifestación del despojo de poder político de los
países pobres, se nota la tendencia de funcionarios y políticos a sucumbir ante la
tentación de dar concesiones e incentivos a los inversionistas en cambio de ciertas
gratificaciones, tanto en los países industrializados como en los en vías de
desarrollo. La creación de condiciones favorables para la inversión, la compra de
valores y la extracción de ganancias, sobre todo de las empresas públicas que, por
su poca rentabilidad, padezcan de escasez de capital, dejan los políticos susceptibles
a sobornos y grandotas maniobras de corrupción, muy difíciles de detectar. Y los
posibles beneficios financieros y políticos también son grandes porque las cantidades
de las inversiones en juego son generalmente enormes.

FEDERICO GARCÍA MORALES hace alusión a este tema, así:
“El neoliberalismo, esa tremenda entrada del sistema transnacional en América
Latina —y en otros continentes—, aprovechó en su primera época la plenitud y los
remanentes de sistemas políticos autoritarios. Se instala, indudablemente no
mediante la fuerza del mercado, sino bajo el amparo del estado, de gobiernos
fundamentalmente centralistas y corruptos. Y así transcurre esta “modernización”
con apoyo del régimen peronista en Argentina, de las democracias fingidas, liberales
o conservadoras en Colombia, o con la instalación fujimorista en Perú, con el eterno
PINOCHET y sus sucesores en Chile, con el consolidado apoyo de los gobiernos priístas
en México, con las facilidades que el estado despótico ofrecía en Egipto, en Pakistán,
en África...”
En la perspectiva tradicional, el desarrollo se consigue básicamente mediante la
infusión de capital en una comunidad y la generación de oportunidades y de
actividad económica y comercial entre la población. Tradicionalmente, no importaba
tanto la clase, como el volumen de actividad. Tampoco importaba qué producía una
sociedad; sólo que produzca algo y que se fije una etiqueta de precio en lo que se
produce. Tradicionalmente, esto constituía la medida de progreso y de desarrollo de
un país. Según este modo, el grado de desarrollo se mide de acuerdo con indicadores
de actividad económica que no tienen necesariamente que ver con el beneficio que
brinda al ser humano o con las señales de bienestar humano; el valor que uno asigne
a las actividades económicas es más bien una cuestión de preceptos morales y existe
una jerarquía de valores que tradicionalmente se quedan muy afuera de cualquier
intento de evaluar el desarrollo en los países.
Entre las consecuencias de la globalización es la vulnerabilidad del sistema agrícola
a la adquisición y dominio por intereses ajenos a las comunidades campestres.




La adquisición de esta industria efectivamente pone en riesgo el sustento de muchos
campesinos y la diversidad de sus culturas en materia de comidas y las economías
alimenticias locales. Según la conferencista india, VANDANA SHIVA quien se ha
preocupado por este tema:
“Las patentes y los derechos de propiedad intelectual deben ser otorgados por los
nuevos inventos. Pero las patentes se han reclamado por variedades de arroz tales
como el basmati por el que mi valle, en donde nací es famoso, por sus pesticidas
derivados del neem que habían estado usando nuestras madres y abuelas”5.
Y continua la señora. SHIVA:
“La riqueza del pobre es apropiada violentamente mediante métodos nuevos e
inteligentes como las patentes sobre la biodiversidad y el conocimiento indígena. Rice
Tec, una compañía con sede en los Estados Unidos de América, fue agraciada con
la patente número 5,663,484 por el basmati y sus granos. El basmati, el neem, la
pimienta, la calabaza amarga, el turmeric, todo aspecto de la innovación encarnada
en nuestras comidas indígenas y sistemas medicinales ha sido ahora pirateado y
patentado. El conocimiento de los pobres ha sido convertido en la propiedad de las
corporaciones globales, creándose una situación en donde los pobres tendrán que
pagar por las semillas y las medicinas que han hecho evolucionar y que han usado
para satisfacer sus necesidades de nutrición y salud.

Una monocultura global se impone a la gente definiendo todo lo que es fresco, local
o hecho a mano como un riesgo para la salud. —Afirma la señora SHIVA— las manos
humanas han sido definidas como el peor contaminante, y el trabajo de las manos
humanas ha sido puesto fuera de la ley, remplazado por máquinas y químicos
comprados a las corporaciones globales. No hay recetas para alimentar al mundo,
salvo robar los medios de vida de los pobres para crear mercados para los
poderosos”

Hace menos de dos años, la empresa canadiense President’s Choice empezó a abrir
un mercado de alimentos especializados de aquel país, en Colombia. Hoy en día,
estos productos alimenticios tienen una importante porción del mercado especializado
en Colombia ostentando precios económicos y buenos productos. Esto ocurre en
una coyuntura particularmente difícil para el campesino colombiano que se
encuentra acometido por las fuerzas de la subversión que invaden sus parcelas y
ponen sus “vacunas” de extorsión, por las importación de comidas de los países
vecinos y de los industrializados, la competencia por parte de los grandes
terratenientes y la caída de todos los mercados nacionales por causa de la recesión.

Actitud de América latina:

A pesar de todo, los países de América Latina siguen buscando alinearse con los
grandes bloques comerciales como estrategia preferida para salir de la pobreza.
Parece que ahora no hay mucho interés en asociarse con países vecinos o con otros
países pobres, con la posible excepción del MERCOSUR, sino con países adinerados. En
el caso colombiano, los políticos encargados de fomentar las exportaciones han
tenido su mirada principalmente en el NAFTA. La razón que se expresa no es que crean
que se abrirán los mercados a los productos colombianos, sino que de este modo,
el campo colombiano estará abierto a la inversión de capital por parte de las
empresas multinacionales y, a lo mejor, estas nuevas empresas se organizarán para
crear nuevas exportaciones. La conclusión que se impone es que las multinacionales
aumentarán la magnitud y volumen total del comercio en el país y eso importa más
que lo que se produce.
Un estudio de la situación mexicana demuestra que las cifras globales no siempre
sostienen la tesis de gran crecimiento y mejores condiciones para la gente de este
país como resultado del acuerdo NAFTA. Y los informes anecdotales indican que el
índice de desarrollo humano no se ha mejorado con su inclusión en el NAFTA. Bajo
el modelo económico de la revolución mexicana —basado en la regulación del
comercio exterior así como en un papel activo del Estado en el desarrollo económico
y en la promoción del bienestar social— el producto interno bruto por habitante
creció 340,4% entre 1935 y 1982, con una tasa promedio de 3,1% anual; la inversión
fija bruta per cápita se expandió 1,022.1% entre 1941 y 1982, con una tasa
promedio de 5,8% anual; y el poder adquisitivo de los salarios mínimos se
incrementó 96,9%.

Desde el modelo neoliberal —basado en la apertura comercial unilateral y abrupta
y en la reducción de la participación del Estado en el desarrollo económico— el PIB
per cápita apenas creció 0,32% entre 1983 y 1999, es decir, a una tasa promedio
de sólo 0,02% anual; la inversión fija bruta per cápita se redujo 4%, al decrecer a
una tasa promedio de 0,24% anual; y los salarios mínimos perdieron 70,2% de su
poder adquisitivo, es decir, se redujeron a menos de la tercera parte de los vigentes
en 1982.

Durante los primeros cinco años de la administración anterior, que ofreció bienestar
para la familia y se vanaglorió de una gestión macroeconómica impecable, los
resultados reales fueron: reducción de 30,1% en el poder adquisitivo de los salarios;
crecimiento anual de sólo 0,6% en el PIB per cápita (contra 3,1% anual durante los
gobiernos preneoliberales); e incremento anual de sólo 1% en la inversión fija bruta
per cápita (contra 5,8% de crecimiento anual logrado durante el vilipendiado modelo
keynesiano-cepalino o de la revolución mexicana).
Desde luego, los costos sociales del modelo neoliberal son gigantescos: la pérdida
acumulada por los trabajadores asalariados a lo largo de 17 años de experimentación
neoliberal alcanza la descomunal cifra de 298,448.4 millones de dólares7, sin contar
la enorme deuda social contraída en agravio de los campesinos, pequeños industriales
y masas de marginados. Según cifras de la CEPAL, más de 18.7 millones de mexicanos
fueron arrojados a la pobreza y la indigencia, tan sólo entre 1984 y 1996. Entre los
damnificados por el modelo neoliberal se encuentran las generaciones de nuevos
votantes, que crecieron durante las dos décadas perdidas para el desarrollo y han
visto cerrado el acceso a una ocupación digna8.
Aunque la globalización tiene su origen en tiempos pasados, la gran ola hacia la
centralización de capital, la dispersión de inversiones tras fronteras nacionales y la
extracción de ganancias, ha venido acelerando en los últimos años precisamente a
un momento cuando la Internet y el correo electrónico se están generalizando entre
la gente de un solo y pequeño planeta. Estos dos sucesos, que están ocurriendo más
o menos simultáneamente, ofrecen, según parecer, la posibilidad de ejecutar un
gran impacto en la economía, las costumbres y la vida en general en todos los países
y todas las regiones del mundo. ¿Cuál sería la naturaleza de este impacto en la
América Latina?
No hay precedentes muy exactos para indicar lo que se puede esperar en estos países
a consecuencia de las grandes olas mundiales. Sin embargo, la historia moderna
tiene un antecedente algo parecido en el área de la cultura popular y empresarial.
La hegemonía norteamericana en las industrias cinematográfica, comunicaciones,
ciencias y tecnología y el comercio, tal vez presten un ejemplo aleccionador. En ese
caso, muchas de las poblaciones del mundo han querido asimilar para sí el
American Way en sus costumbres y modo de vida, adaptándose a los “americanismos”
en muchos de sus aspectos. Las sociedades latinoamericanas han cedido también
a este ascendiente arrollador norteamericano. Es decir, se han adaptado, hasta
cierto punto, a la cultura empresarial e institucional preponderante de los Estados
Unidos, a algunos de sus preceptos fundamentales en la educación —muchos de los
textos que se usan al nivel superior son textos norteamericanos, algunos traducidos,
otros no—, a los valores sociales y culturales sobre la familia, a los pasatiempos
preferidos, a las actividades de diversión y a muchos de los valores y creencias
seculares, ahora muy generalizados entre las poblaciones latinas. Pero es tal vez
lamentable que existen notables lagunas en la adopción de esa cultura empresarial.
En la administración de empresas en América Latina y sobre todo en la administración
pública, no hay la misma precisión o efectividad en la atención al público. Por
ejemplo, en muchas empresas no saben contestar al teléfono con exactitud, no dan
información precisa y correcta y, en suma, no atienden al público con la misma
puntualidad que se espera en otros países.
En el caso de la dispersión de la cultura norteamericana que anduvo chocando a una
gran parte del mundo a través de los últimos tres o cuatro décadas, ésta ha
producido un impacto algo desolador en los pueblos que, en algunos casos, se ven
casi despojados de sus culturas y valores tradicionales e insatisfechos por no haber
empapado a fondo la nueva cultura mundial. En el Salvador en la década del
noventa, se decía que la gente se consideraba los pobres parientes de los
norteamericanos; allí usaban palabras y modismos ingleses sin saber lo que decían
y obraban más o menos de acuerdo con las reglas impuestas por la cultura
empresarial pero no sabían exactamente por qué.
Pero vale la pena anotar, de manera aparte, que ha habido un cierto decaimiento en
la cultura norteamericana también. Parece que lo que pasó es que la sociedad
norteamericana se concentraba a través de los 250 años de su independencia, en
la provisión de las condiciones básicas de justicia, democracia y prosperidad para
que su población tuviera todos los medios necesarios para alcanzar un nivel de
desarrollo básico. Y esto ha ocurrido; la sociedad norteamericana ha logrado mucho
en cuanto a las oportunidades al alcance de la población, con el resultado de que
el pueblo norteamericano ha contribuido al progreso de la humanidad en las artes,
las ciencias y la tecnología y, sobre todo, en lo que se puede llamar la filosofía
pragmática de la vida o savior faire americain. Pero, posiblemente como consecuencia
de su precipitada extensión a través de las fronteras del mundo y la inundación del
territorio norteamericano de gentes con antecedentes y culturas muy distintas, hubo un cierto decaimiento cultural que se nota actualmente en varios aspectos de
la vida nacional, en la lengua, por ejemplo, ahora más mal hablada por parte de
muchos con la pérdida de un vocabulario adecuado para expresar ideas complejas,
en un sistema de educación de primaria, secundaria y superior que deja mucho que
desear, en la pérdida de los valores democráticos fundadores del país que se nota
en la falta de participación popular, en el consumo de drogas, en el decaimiento de
actividades de ayuda propia y en la degradación y vulgarización completa de muchos
aspectos de la cultura popular y comportamiento público en ese país.
La pregunta que se impone a raíz de esta observación, que es pertinente, es ¿por qué
esto ocurre en una sociedad que ha hecho tanto para satisfacer las necesidades
básicas de su población? Tal vez la responsabilidad de la sociedad para proporcionar
las condiciones para el desarrollo humano, tiene sus límites. Claro, en el concepto
católico, el individuo tiene que hacer su parte; la sociedad debe proveer las
condiciones básicas, es decir, las condiciones de justicia y oportunidad, pero le
incumbe al individuo, la familia y su contexto social inmediato hacer el resto. Es
decir, el ser humano efectivamente tiene un libre albedrío que le permite actuar de
acuerdo con, o en contra de, los propósitos de Dios. La sociedad debe proporcionar
las libertades y condiciones básicas y el individuo tiene que cumplir con su parte.
En el concepto de la Iglesia, la persona debe trabajar por su pan de cada día. El
Estado, en la línea central del pensamiento católico mantiene que los padres, y no
el Estado, deben asegurar los medios adecuados de su familia; en este pensamiento
los organismos de caridad tienen una responsabilidad de intervenir cuando el
mecanismo regular de la familia se encuentra incapaz de funcionar adecuadamente,
como es frecuentemente el caso en los países en vías de desarrollo. El camino hacia
la salvación es largo, arduo y algo solitario, enseña la Iglesia; uno tiene que luchar
y bregar por su salvación todos los días de su vida. Lo que suministra el estado de
bienestar es importante, aun esencial como base de una vida digna y decente; pero
el desarrollo espiritual es responsabilidad personal y cosa muy distinta.
Tal vez los países que han conservado algo de sus valores e identidad propia frente
a la mencionada ola de cultura foránea y que “resisten” más efectivamente al
impacto turbador de la globalización y el capitalismo intrépido en el mundo, son los
países con mayores niveles de desarrollo propio y con culturas más fuertes.
Igualmente, los países con culturas menos desarrolladas y con menores niveles de
desarrollo personal entre las poblaciones, es decir, con índices de desarrollo menos
altos, son los que quedan más susceptibles a estas influencias tan desconcertantes.

IMPACTO DE LA GLOBALIZACION:

La cuestión más importante entonces parece ser: ¿cuál será el impacto de la
globalización en la vida económica, política, social, cultural de los países
latinoamericanos y cuál será el impacto sobre los valores y creencias de estas
poblaciones? La respuesta a estas preguntas no se sabe con certeza, pero una
consideración filosófica sobre el tema puede ser útil. Es probable que las sociedades
menos desarrolladas serán las menos preparadas para enfrentar todos los cambios
bruscos e imprevisibles que promete la globalización con seguridad. Si un país no
disfruta de un sistema democrático sólido, bien definido y apoyado por la población,
es probable que sea más vulnerable a las influencias del exterior que los con
sistemas democráticos más fuertes y estables. Lo mismo para la economía. Un país
que no tiene una economía generalmente fuerte, equilibrada y estable, se encontrará
probablemente muy vulnerable a la imposición de expectativas de la comunidad
internacional. Igualmente, es probable que un país que no tiene un sistema de
educación y de investigación útil y práctico, un adecuado servicio médico y
seguridad social, todo designado para satisfacer las necesidades de la población,
será más vulnerable a la imposición de normas extranjeras que una sociedad
desarrollada y estable en estos aspectos fundamentales.
La razón por eso es que el desarrollo y la estabilidad tienen que ver con un progreso
y maduración interna de una comunidad. El desarrollo no se puede imponer desde
el exterior. Los cambios sí se pueden pero el legítimo desarrollo no. El progreso
intelectual o profesional de una persona tampoco se puede imponer del exterior. Los
libros, la formación, las clases, las conferencias pueden prestar ideas y pistas para
el desarrollo intelectual, pero no pueden hacer crecer la capacidad intelectual ni por
sí mismos, la habilidad profesional de una persona.
Lo mismo es cierto por lo que se refiere al individuo. En ningún caso el desarrollo
de una persona se puede imponer desde el exterior; el desarrollo es un proceso que
ocurre por dentro y se logra con base en la experiencia, los ensayos y fracasos, la
imaginación de la persona. Y una persona con facultades y capacidades bien
desarrolladas, resiste mejor a las influencias malas y destructivas que una persona
bien desarrollada en todos los sentidos.

Igualmente, si una comunidad no ha progresado económica, social y políticamente
mediante un proceso de crecimiento y transformación gradual, y si no ha definido
e internalizado sus valores y creencias fundamentales dentro de un proceso de
estudio, debate y discusión serio, la colocación de industrias multinacionales en su
territorio no va a contribuir nada al verdadero desarrollo de esta comunidad. Va más
bien a permanecer primitiva, débil, subdesarrollada y propensa a toda clase de
cambio desestabilizador del exterior.
La anterior discusión tiende a corroborar el pensamiento de la Iglesia sobre la
importancia de una política de desarrollo ordenado dentro de las sociedades. Así
pues, la conclusión que se impone con toda claridad a partir de estas consideraciones,
es que las sociedades latinoamericanas tienen una obligación para asegurarse de
su propio desarrollo integral, empezando desde los principios en muchos casos y
mediante un proceso de construcción metódico, ordenado e integral que toque sobre
todas las etapas del desarrollo humano, desde las más básicas hasta las más
elevadas.
Consideremos algunos componentes de tal plan para la construcción de una
sociedad integral:

El proceso de desarrollo, como el del perfeccionamiento personal, es una actividad
continua que comparte el ser humano con las instituciones religiosas y públicas que
integran la vida moderna. Por supuesto, el desarrollo no empieza, ni termina, con
el fenómeno de la globalización que está afectando a los pueblos del mundo. En el
contexto nacional, cualquier actividad de desarrollo debe ser dirigida al objetivo de
la elaboración de una sociedad plena, justa e integralmente perfeccionada, el ser
humano siendo el punto focal de todas las estrategias pertinentes. Además, con
base en la experiencia y en consideración de lo que se sabe acerca de la conformación
del estado democrático, se propone que cualquier ciudadano tenga el derecho de
contribuir a la realización de un plan de desarrollo y que el proceso de elaboración
del plan sea altamente abierto, participativo y democrático. Como se anotó
anteriormente, la historia del progreso humano nos recuerda repetidamente que
todos los grandes pasos en adelante en la condición humana fueron iniciados por
personas fuera del sistema formal y por gente, por lo general, sin cargo o poder
convencional y JESÚS es el ejemplo supremo de este modelo de progreso y la
inspiración de todos los que quisieran participar en el bondadoso acto de creación
de Dios.
En la época de la guerra fría, algunos visionarios, idealistas y filósofos de la
modernidad empezaron a hacer llamados por una nueva, benigna y unificada
conciencia planetaria que ellos consideraban el fundamento de una nueva cultura
global basada en la paz, la justicia universal y en la conservación del medio ambiente
que se consideraba patrimonio de todos los habitantes del planeta. Estos filósofos
compartían ciertos valores básicos sobre las necesidades sociales para sostener una
vida digna y decente en todos los rincones del planeta. Entre sus valores básicos
eran la paz, la solidaridad entre las naciones y la justicia para los más débiles e
indefensos (individuos, pueblos y naciones) del mundo. A esta relación de deseos,
añadieron la importancia del respeto por las diferencias culturales que distinguen
los pueblos del mundo mediante las cuales todos intentan afirmarse dentro de una
unificante cultura de paz, convivencia y prosperidad sostenible.
En la opinión de estos visionarios, es más fácil y más factible construir una nueva
sociedad desde sus raíces que de traer algún modelo de los textos eruditos para
imponerlo sobre el existente.
La evolución del pensamiento social predominante en América Latina mantenía que
el progreso de uno no es posible sin la explotación del otro y el enriquecimiento de
uno siempre se consigue por el robo del otro o por el robo de todos en forma de los
comunes actos de corrupción. Esta mentalidad tradicional fue un contra corriente
a la difusión de confianza entre la ciudadanía y la diseminación de capital social,
un elemento imprescindible en el progreso nacional.



EFECTOS DE LA GLOBALIZACIÓN:
(COLOMBIA)



Los efectos para países como Colombia, son ampliamente debatidos, pero parece haber consenso en afirmar que los procesos de globalización están incrementando la brecha entre los países desarrollados y el mundo subdesarrollado. Se sabe, por ejemplo, que el 80 por ciento del comercio mundial ocurre entre Estados Unidos, Japón y la Unión Europea, y que los mercados de la periferia como Colombia no son interesantes para las grandes corporaciones multinacionales, dada su baja capacidad de consumo.
La realidad nos indica que lo que era productivo y competitivo el día de ayer no lo es más hoy. Es decir, lo que era competitivo en un mercado regional o nacional no esta resultando serlo en el nuevo mercado globalizado. Lo que está implicando la destrucción masiva de las capacidades productivas que se encuentran en manos de la gran mayoría de los productores y trabajadores de los países periféricos.
La globalización ha implicado varios problemas para países como Colombia y sería importante destacar los siguientes elementos en torno a los procesos de apertura y globalización.
Características del proceso en los países de la periferia:
· Fuerte caída de los niveles del ahorro nacional, de las remuneraciones a los trabajadores, del consumo per cápita, de la atención que brinda nuestra sociedad a la salud, la educación y, en general de los niveles de bienestar.
· Incapacidad para los países como Colombia de tomar decisiones autónomas. Generando la pérdida paulatina del control del Estado sobre el entorno nacional.
· Acelerada internacionalización de los procesos económicos; la consolidación del sistema financiero internacional y sus consecuencias sobre economías financieramente limitadas como la nuestra; uso de nuevas tecnologías de información, sin aprensión del conocimiento y diferentes formas de intervención del Estado, con la conversión de la cultura en un producto y en un factor de producción.
· Pérdida de importancia de la producción de materias primas frente a la producción de manufacturas y servicios.
· Conformación de bloques en el proceso de globalización que alteran los sistemas geopolíticos de seguridad global y en donde los intereses de los bloques se anteponen a los de los países pobres.
· Las nuevas instituciones internacionales "reguladoras" del mercado global dirigidas por los países de mayor desarrollo imponen su legislación y sus sistemas de sanciones. Las decisiones se toman en el centro, es decir, son locales, pero su alcance es global.
Se produce la interacción de estos factores entre sí, lo que contribuye a un movimiento dirigido a la concentración en las regiones más desarrolladas de la actividad económica y del aprovechamiento de los frutos del progreso tecnológico. Mientras tanto, las naciones en desarrollo, buscan recursos en forma de inversión extranjera para tratar de desarrollarse.
La competencia en este sentido, no es un problema regional sino global, y los cambios realizados en países como Colombia, son un fiel reflejo de los cambios en la economía mundial.

En el mundo entero, las políticas de libre mercado representan las recetas aplicadas para responder a la globalización.
Colombia experimentó en la última década del segundo milenio, la transformación de su modelo económico y social, mediante la implementación de políticas de libre mercado. Tras mantener un esquema de economía semi cerrada, la liberalización comercial constituyó el paradigma dominante tanto en Colombia como en toda América Latina. Diez años después los resultados mostrados resultan desconcertantes para nuestro país, pues el retroceso de nuestra economía no puede explicarse exclusivamente por los ideales aperturistas y existen muchos factores que distorsionan las posibles valoraciones que sobre el proceso se pueden hacer.
Hechos como la violencia e inseguridad, la formalización de la Constitución de 1991, la política monetaria empleada, los problemas de la economía internacional o las crisis políticas distorsionan las diferentes valoraciones que podemos hacer sobre la implementación de la "economía de mercado" en nuestro país. Sin embargo, como punto de partida, podemos afirmar, que las economías abiertas poseen mayores niveles de crecimiento en el largo plazo y que la globalización mundial nos exige mirar abiertamente al mundo. A pesar de que nos encontramos muy rezagados en este proceso, pensamos que es factible crecer sostenidamente e incrementar el nivel de vida de la población bajo un esquema de competencia abierta, ideal que debe perseguir nuestra sociedad. Entendemos que sin paz y desarrollo sostenible, será imposible avanzar adecuadamente hacia el bienestar social que buscamos, pensar en inversión en capital físico y humano, resulta fundamental para mejorar los niveles de competitividad colombiana.


EL PROCESO DE APERTURA EN COLOMBIA:

El proyecto económico que han seguido la mayoría de países latinoamericanos desde mediados de los años ochenta, es una propuesta de sociedad que conlleva supuestos políticos e ideológicos que se sustentan en el planteamiento que señala que para el funcionamiento adecuado del capitalismo, es imprescindible la libre actuación de las fuerzas del mercado (acorde con las tendencias de globalización) por lo que la apertura de los mercados nacionales, los procesos de privatización, la desregulación económica y la reforma del Estado, se transforman en las herramientas básicas para lograr insertarse en ésta dinámica de crecimiento.
En el caso colombiano, el Consejo Nacional de Política Económica y Social, junto con el Consejo Directivo de Política exterior Aprobaron un Programa de Modernización de la economía colombiana, el cual se empezó a aplicar a partir de Febrero de 1990, el argumento principal, para la adopción de las reformas fue la noción de que obstáculos de índole estructural habían impedido a la economía mantener tasas de aumento del PIB cercanas al 5% anual.
Además, en 1.991 Colombia cambió su modelo de comercio exterior que buscó, a través de un esquema proteccionista, sustituir importaciones, por uno de apertura económica buscando la internacionalización de la economía, estimular los procesos de integración, promover el mercado exterior de bienes, tecnología y servicios. El nuevo esquema facilita el ingreso y la salida de capitales foráneos y permite que nacionales y extranjeros hagan negocios con el exterior, lo cual se asimila casi a una completa libertad cambiaría que permite tener cuentas corrientes en moneda extranjera, conseguir créditos y realizar todo tipo de operaciones en el mercado cambiario libre. La reforma del comercio exterior aparte de racionalizar la protección a la industria doméstica para hacerla más competitiva, modifica la estructura institucional del sector exportador con el fin de mejorar su eficiencia y buscar una mayor competitividad internacional.
Entre las modificaciones realizadas podríamos destacar la creación del Ministerio de Comercio Exterior, la modificación de la organización y funciones del Ministerio de Desarrollo, el Incomex, la Junta de Importaciones, el Consejo de Política Aduanera y se transforma a Proexpo en el Banco Colombiano de Comercio Exterior.
Los obstáculos que se argumentaron para cambiar todo el esquema económico, tuvieron como eje fundamental la apreciación de que existían pocos incentivos de mercado para mejorar la capacidad productiva del sector privado, que la protección limitaba la capacidad de desarrollar la industria debido a la falta de competencia y que la debilidad del sistema financiero y su escasa libertad, impedía a los agentes económicos movilizar eficientemente los recursos con el fin de aumentar la capacidad productiva.
En este sentido, el modelo de desarrollo seguido por Colombia, comienza por realizar cambios tendientes a implementar un nuevo orden institucional en donde los principios de descentralización del Estado y completa libertad económica rigen los cambios sociales implementados.
El proceso de descentralización fue inspirado en la noción de que el centralismo excesivo, tanto en funciones como en el manejo de los recursos, aunado a la escasa participación de la población, había derivado en la pérdida de poder de los gobiernos territoriales y municipales, representando grandes desequilibrios sociales y grandes deficiencias en la prestación de los servicios.
Bajo esta óptica se considera a la descentralización un proceso irreversible, inevitable, y sobre todo eficiente y democrático para el desarrollo de nuestra nación, rescatando las bondades de la mayor participación ciudadana, y la mayor cercanía en la resolución de los problemas que afrontan las diferentes regiones y busca que las necesidades y preferencias locales, se expresen, se escuchen y se resuelvan desde el nivel de gobierno que se encuentre más cerca de las personas y que sea capaz de hacer los diagnósticos correctos y responder a las necesidades de los habitantes de una manera eficiente y eficaz.
Respecto del fenómeno de la descentralización en Colombia, hay consenso en afirmar que es un proceso joven, incompleto, pero que va por buen camino y que se debe profundizar y afinar ya que es la mejor opción a largo plazo para el desarrollo del país. En este sentido, se afirma que el proceso de descentralización en Colombia aún no se ha consolidado; a pesar de varios logros en materia de descentralización fiscal y administrativa, se afirma que existen razones sociales, económicas y políticas que interfieren en el proceso. Por otro lado, se observan deficiencias en los instrumentos que definen las relaciones fiscales intergubernamentales y en la implantación de la descentralización en niveles sectoriales.
Se entiende que aún así, el proceso se encuentra en una etapa de transición, en donde Colombia opta por un proceso de descentralización fiscal y administrativa a mediados de los años 80, el que se concreta explícitamente en la Constitución de 1991.
Las políticas propuestas en cuanto a la liberalización del comercio bajo este marco son las de defender las condiciones de libre competencia y realizar inversiones en las áreas que mejoren la posición competitiva del país. Teóricamente se sostiene que cuando los países, pertenecientes al primer mundo lleguen a niveles de desarrollo tales que la introducción de más factores resulte más costosa que la abstención de hacerlo, volcarán sus capitales hacia los países atrasados. Por esta razón se puede esperar una reducción de la brecha entre los dos tipos de países y una homogeneización de los niveles de productividad en el mundo.
Los principales planteamientos que justificaron la implementación de la apertura económica se derivaron del diagnóstico según el cual el país no podía crecer a ritmos aceptables y con niveles sustancialmente más bajos de inflación, en ausencia de una inserción más decidida de nuestra economía en el contexto mundial.
Se afirmo al comienzo de la década pasada que el "mayor escollo al avance económico ha radicado en las dificultades que ha tenido el sector privado para percibir con claridad las indicaciones del mercado en materia de precios, fácilmente podemos notar que la intensiva intervención estatal ha sido uno de los factores determinantes en este hecho". Afirmación que muestra claramente la concepción económica de la época.
Las modificaciones que se fueron efectuando en la normatividad económica buscaron como elemento esencial crear condiciones apropiadas para el funcionamiento de los mercados. En términos prácticos, ésta directriz significó el reconocimiento de la necesidad de competir interna y externamente tomando en consideración los aspectos positivos que se derivan de esta guía del manejo económico. Se dieron evidencias de la forma como la acción estatal se fue reduciendo para crearle condiciones apropiadas a la gestión privada.
Cabe destacar el hecho de que algunos de los efectos que se preveían con la llegada de la apertura se dieron y que en muchos sectores, había coincidencia en cuanto a las políticas que deberían acompañar la apertura.
Sería pertinente citar a Francisco J. Ortega Acosta, Gerente General del Banco de la República en 1991, quien en la época afirmaba que en ausencia de políticas complementarias, un primer efecto de la apertura comercial sería el incremento de las importaciones", inducido por la baja de las tarifas arancelarias, y por la disminución de los controles administrativos.
Se llegó a la conclusión de que una mejor manera de compensar la caída en el precio relativo de los bienes importables, derivada de la desgravación y de menores aranceles, era mediante la utilización de una tasa de devaluación nominal un poco más rápida.
"Diversos estudios académicos apoyan teórica y empíricamente, la idea de que una apertura exitosa está asociada con una devaluación no solo nominal sino también real"
Lamentablemente, hoy encontramos demasiados problemas en la implementación del proceso de apertura y vemos que los supuestos que la sustentaron no parecen cumplirse.
Al cumplirse 10 años del proceso de apertura económica, los resultados reales parecen no ser muy favorables, y el país ha afrontado la peor coyuntura económica registrada en el presente siglo. Sin embargo, existe un nuevo enfoque de promoción de las exportaciones y fortalecimiento del aparato exterior del cual no podemos ser ajenos dadas las condiciones de coyuntura internacional, la globalización y la tendencia generalizada al libre comercio.
Tomando en cuenta que el objetivo primordial del capitalismo es el de garantizar la maximización de utilidades para lograr una rentabilidad adecuada en las industrias y poder generar un ahorro que nos ayude a mejorar nuestro nivel de vida; Debemos ser conscientes de que vivimos en un escenario más productivo y en donde el cambio de formas de producción va a determinar la modificación de las bases tecnológicas, los pactos comerciales para el funcionamiento del mercado y las formas de organizar el trabajo.
La globalización es una realidad de la que no podemos ser ajenos, pero debemos aprender a vivir bajo esta realidad, conociendo sus ventajas y desventajas, para optimizar el desarrollo colombiano en este nuevo escenario mundial Aunque la apertura económica fue concebida como un todo, múltiples aspectos como la estabilidad financiera o el control del gasto fracasaron en el camino de la liberalización, aspectos que ahora afectan nuestro nivel de vida y nuestra competitividad internacional.


OPORTUNIDADES DE LA GLOBALIZACION:


Las oportunidades están allí. en condiciones apropiadas este fenómeno ofrece posibilidades extraordinarias de progreso en términos de organización, eficacia, productividad, difusión de los conocimientos, mejora del nivel de vida y acercamiento entre los hombres. En suma, puede contribuir a que se produzca en un contexto mundial un crecimiento más fuerte, mejor equilibrado y más propicio para el desarrollo de los países pobres.
La globalización plantea la oportunidad de mejorar las condiciones de acceso a mercados que anteriormente se hallaban mas fragmentados. Los flujos de información, tecnología y capital de cartera han sido los que más han incrementado su movilidad y por consiguiente, constituyen los mercados donde más han mejorado las condiciones de acceso para economías con menor capacidad relativa de generación endógena. Sin embargo las condiciones para aprovechar estas oportunidades esta heterogéneamente distribuidas entre países. Un aspecto central. Por consiguiente, reside en identificar los atributos que mejoran dicha capacidad y permiten revertir los aspectos negativos heredados de comportamientos pasados.
La notable reducción de los costos del transporte y lascomunicaciones ha facilitado la división del proceso productivo, permitiendo la participación de un mayor numero de localizaciones geográficas según las ventajas que cada una aporta a la cadena de valor agregado. Este hecho ha ampliado las oportunidades para que economías individuales participen mas activamente de las redes internacionales de producción administradas por las grandes compañías multinacionales.
El proceso de globalización también crea nuevas oportunidades en tanto incrementa la competencia, sienta las bases para el establecimiento de nuevas alianzas empresarias y sociales, y contribuye a la desarticulación de los oligopolios establecidos.

AMENAZAS DE LA GLOBALIZACION:

Un hecho salta a la vista la heterogeneidad de un fenómeno que se aplica a los bienes, servicios, capitales y de manera bastante desigual, a los hombres. Todo transcurre como si de alguna manera la globalización estuviera aun deshabitada. La economía global destruyen los lazos de solidaridad entre los ciudadanos, enriquecen aun más a los mejores calificados a la vez que condenan a los demás al empeoramiento de su nivel de vida, particularmente a quienes detentan un empleo de producción o de servicio de carácter personal, condenado a una mayor precariedad y a remuneraciones más débiles.
Este riesgo de marginamiento de los más pobres se ve
aumentado por el hecho de que los países mas avanzados tienden a concentrar la existencia para el desarrollo en los países pobres que menos manifiestan una voluntad de movilizar todos sus recursos para salir adelante por sí mismos. Dos de sus elementos importantes son la presión demográfica y las presiones migratorias masivas. Agreguemos a este panorama el peligro de que se exacerben los conflictos comerciales, de que se multipliquen las practicas económicas ilegales y de que estallen las crisis financieras. Bastaría con recordar que por lo menos en tres ocasiones en los últimos 10 años, al economía mundial se ha visto sacudida por el peso del endeudamiento excesivo de 1995 puso en evidencia los riesgos financieros de la globalización.
Empresas:Nacional: Internacional:
Multinacionales o Trasnacionales: son compañías que mantiene operaciones importantes en mas de país simultáneamente, pero que las administran a todas desde una base en el país originario. Ejemplo de ella podría ser Colgate – Palmolive, con operaciones en casi todos los países del globo, es la compañía más grande del mundo en el ramo de alimentos, sin embargo sus administradores adaptan sus productos a sus consumidores.
Como se vuelven internacionales las empresas
Pocas organizaciones empiezan siendo multinacionales. Es más común que la organización pase por varias etapas para su internacionalización, y cada etapa representa una manera de realizar negocios, con mayor proximidad y contacto con los clientes de otros países. Las dos primeras etapas implican la Exportación, es decir, vender, en mercados extranjeros, bienes producidos en el país. En la primera etapa de la internacionalización, las empresas solo tratan en forma pasiva con las personas y las organizaciones del extranjero. En la segunda etapa las compañías tienen tarta directo con sus intereses en el exterior, aunque quizás sigan usando a terceros para hacerlo. En la tercera etapa los intereses internacionales dan forma a la composición global de la compañía en un sentido muy importante. Aqui pueden recurrir a licencias o franquicias que son un tipo de licencia especial en la que la compañía vende un paquete que contiene una marca registrada.


BIOCOMBUSTIBLES Y CRISIS ALIMENTARIA EN COLOMBIA:

La actual crisis ambiental del planeta, generada por la certidumbre de la paulatina reducción de combustibles fósiles como el petróleo y el incremento de la emisión de gases invernadero, ha obligado a la sociedad mundial a buscar soluciones que permitan la sustitución gradual de las fuentes naturales que proveen a la humanidad de petróleo, diesel y gasolinas por otras de menor impacto en el calentamiento global y de mayor sostenibilidad general.
En esta búsqueda de opciones ha aparecido la posibilidad de utilizar cultivos energéticos, es decir, cultivos ricos en azúcares, almidones, celulosa o aceites, que pueden ser utilizados como materias primas para transformarlos en etanol, butanol o diesel solución que, en opinión de muchos, ofrece posibilidades de rentabilidad y competitividad económica, equidad social y sostenibilidad ambiental. Siguiendo esta línea conceptual, la mayor parte de los gobiernos del mundo han adoptado y están adoptando normativas que obligan la adición progresiva de estos productos, comúnmente denominados biocombustibles (BC), en el uso cotidiano de gasolina y diesel.
Sin embargo, esta opción, que en principio parece aceptable, ha sido ampliamente criticada desde diversos sectores de la sociedad, en términos tanto de su supuesta sostenibilidad general como de sus consecuencias sociales y ambientales entre otras.
Las críticas y dudas incluyen un vasto espectro de temas que van, en consecuencia, desde los impactos que se esperan en los precios de los alimentos y la discusión concomitante entre seguridad alimentaria – autosuficiencia energética; las relaciones sociales entre campesinos, agroindustriales y posibles especuladores de tierras; los cambios que se prevén en la distribución de la propiedad de la tierra; los efectos en contaminación de suelos y aguas como resultado de las tecnologías que se implementen para la producción agraria de estos cultivos energéticos e incluso los nuevos desafíos que ellos representan para el ordenamiento territorial municipal y regional.
El debate va todavía, más allá: de un lado se colocan quienes ven en esta opción la posibilidad de reducir las emisiones de CO 2 , NO X , SO X y otros gases de efecto invernadero y por medio de estos contribuir a mitigar el calentamiento global, rebajar la presión sobre los yacimientos finitos de petróleo, gas natural y carbón y generar posibilidades de desarrollo local a través de la ampliación de la frontera agrícola y de los desarrollos tecnológicos asociados a esta nueva industria. De manera concomitante, se podrán incorporar nuevas tierras a la producción agraria las cuales, debido a distintos tipos de limitaciones, permanecían incultas. Se considera, en este sentido, que por medio de la promoción de los cultivos energéticos se podrán enfrentar al unísono problemas de pobreza, carencias de infraestructura, ingresos rurales y por lo tanto se podrán mejorar los ingresos y la calidad de vida de los productores.
De otro lado están quienes creen que la instalación de estos cultivos puede generar incrementos de CO 2 y NO X si se considera todo el ciclo de vida del producto, aumentar los procesos de deforestación en áreas frágiles, desplazar la producción de alimentos en zonas de vocación agrícola e incrementar los precios de venta de productos alimenticios básicos, reforzando además la concentración del capital en las grandes corporaciones, todo ello sin afectar los actuales modelos de desarrollo basados en el alto consumo de energía fósil. En el largo plazo, estos cultivos podrían resultar desfavorables tanto para el medio ecosistémico como para las economías campesinas que serían desplazadas por grandes extensiones de estos cultivos e incluso afrontar pérdidas de ingresos o de niveles de empleo rural.
La complejidad y la incertidumbre para contestar varias de estas preguntas, son los signos principales del debate sobre los cultivos energéticos y su irrupción reciente en la historia de la patria. Sin duda alguna, se trata de un tema verdaderamente estratégico para el país, puesto que de su implementación dependerá el futuro no solo del reordenamiento espacial de las actividades productivas agrarias de Colombia, sino incluso, del propio modelo de desarrollo agrario del país.
El debate que sobre este tema impulsan de manera conjunta Colciencias, la Universidad Nacional de Colombia y la Comisión Quinta de la Cámara de Representantes, resulta particularmente importante en un momento en que el país se apresta para enfrentar el complejo reto de garantizar su autonomía energética y de garantizar óptimos niveles de desarrollo nacional con equidad social y sostenibilidad ambiental.